El peluquero.

Mi peluquero se llama Eduardo, arrincona los pelos en una esquina y los aspira con una máquina gigante. Esto lo hace por lo menos unas cinco veces mientras peluquea a un solo cliente. Me parece que le gusta trabajar en un ambiente libre de cabellos, por más raro que pueda parecer.

Eduardo, o Lalo, como le llamamos los clientes que tenemos años cortándonos el pelo con él, es un artista. Nunca en la vida me ha decepcionado, bueno, tal vez sí, pero creo que más de una ocasión no ha sido. El otro 99.99999% de las veces salgo de aquí más que satisfecho con mi corte de cabello.

Casi siempre sé qué es lo que quiero, incluso en ocasiones le llevo fotos, pero casi nunca es necesario, Lalo entiende a la primera lo que busco y se pone a trabajar concentrado. Yo me doy cuenta cómo se emociona al empezar con cada nuevo cliente, aunque él trata de no mostrarlo.

Algunas veces he llegado con ganas de un corte nuevo y le dejo todo el trabajo creativo a él. Cuando hice aquello, la sorpresa fue siempre positiva, se inventaba unos cortes espectacularmente agradables, nada estrafalario, pero sí innovador. Lalo es un artista.

Ahora está cortando a un cliente, mientras, yo espero mi turno. El señor al que atiende es ya mayor, le calculo unos 75, 76 años. Evidentemente no le pidió un corte raro ni moderno, es el clásico corte de abuelito, corto de los lados sin que se le llegue a ver el coco y larguito de arriba, lo largo que sus pocos y delgados pelos le permiten. Así y todo, el corte del señor se ve bien, se siente bien, la mano de Lalo está presente. Los pocos pelos que le quedan al viejito lucen elegantísimos.

Lalo es parlanchín, mientras te corta el cabello te platica algo nuevo, no para nunca de hablar. Te pregunta primero cómo vas con tu vida, se sabe la vida de todos sus clientes. Después te platica de él, que si tiene una nueva novia, que si sus hermanos, que si alguna peluquera se fue sin avisar… y siempre, siempre, siempre, siempre habla de alguna nueva cantina que conoció.

Lalo es alcohólico. Yo fui testigo de cómo se volvió alcohólico, bueno, no sé cómo sea ese proceso en realidad, no sé si haya un proceso específico, sólo sé que cuando lo conocí no era alcohólico y que ahora él no puede dejar de tomar ni un solo día.

Ha tenido sus épocas buenas y malas, ahora creo que es una buena época, nunca lo veo borracho, aunque siempre que vengo a cortarme me invita a una cantina… nunca he aceptado. Hace algunos años me tocó verlo mal, incluso desapareció por un tiempo por que sus familiares lo internaron. Cuando regresó estaba bien, sano y sobrio, me platicó todo, fue duro lo que pasó en rehabilitación por que no se fue a una de esas clínicas bonitas y caras. Lo llevaron a una granja en donde rehabilitan a los adictos a base de madrazos y regaños. El pobre lo pasó mal, pero me dijo que prefería haber pasado por eso y ya no tener la necesidad de tomarse una cahuama de golpe cada vez que despertaba… para poder satisfacer la necesidad de su cuerpo por alcohol.

No sé cuánto tiempo se mantuvo sobrio en aquella ocasión, pero evidentemente, volvió a tomar.

Lalo es un buen tipo, trabajador, exitoso, su negocio prospera cada día más a pesar de sus adicciones, a las que también podría llamárseles pasiones. Mucha gente lo ha abandonado y él ha seguido adelante, aunque como me ha confesado, le ha dolido mucho cuando seres queridos y clientes de muchos años le han dado la espalda.

Ya está arrinconando de nuevo el pelo del viejito para aspirarlo, me parece que ya es la quinta vez, por lo que supongo que ya casi es mi turno. Creo que hoy le diré que improvise, a ver qué obra se inventa.

 

Image

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s